El tercer libro: el reino mesiánico (El resultado de Su segunda venida) Tauro: El toro

El tercer libro: el reino mesiánico
(El resultado de Su segunda venida)


Tauro: El toro

Capítulo uno: el Mesías viniendo a juzgar a toda la tierra

El liderazgo judío rechazó a Yeshua el Mesías (Mateo 12:25; Marcos 3:22; Lucas 11:17-22 y Juan 7:20) y el pueblo judío también lo rechazó (Mateo 27:15-26). Las palabras reales de la oración de los líderes judíos y las personas que invitan a Cristo se encuentran en cuatro pasajes claves de la Escritura (Salmos 79 y 80 e Isaías 53:1-9 e Isaías 63:7 a 64:12). El Mesías regresa para salvar al remanente creyente de los judíos en Bosra (Isaías 63:1-8), que precede a la campaña de ocho etapas del Armagedón y finalmente al reinado de mil años de Jesús el Cristo desde Jerusalén. Cada capítulo termina en gloria y aquí vemos la profecía sobre el Juez que viene y Su Reino mesiánico (Isaías 4:2-6, 11:1 a 12:6, 54:11-17, 60:1-22, 66:1-24, Ezequiel Capítulos 40 a 48).

Aquí en Tauro, la figura es la de un toro arremetiendo con poderosa energía y furia feroz, con sus cuernos dispuestos a embestir a sus enemigos, atravesarlos y destruirlos. Es la profecía de Cristo, el Juez venidero, gobernando y reinando desde Jerusalén por mil años. Muchas Escrituras indican claramente que el Mesías debe regresar. Yeshua mismo promete que Él vendrá de nuevo. En Su gran mensaje sobre el fin de los tiempos en Mateo Capítulo 24 y 25, Él dice: Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del Hombre, y todas las tribus de la tierra se lamentarán entonces, y verán al Hijo del Hombre venir sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria (Mateo 24:30). Hasta en el final leemos: Y cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los ángeles con Él, entonces se sentará en su trono de gloria (Mateo 25:31).838

El nombre del signo en caldeo es Tor. El nombre árabe es Al Thaur y en griego es Tauros. El nombre hebreo más común era Shur, que proviene de una raíz que significa viniendo o gobernando. Hay varias palabras hebreas para toros y bueyes, pero la más común es Reem, que transmite la idea de elevación, exaltación, poder y supremacía. Podemos encontrar la raíz en otros idiomas y puede rastrearse en el nombre de Abraham, que significa preeminente o padre superior. Sin embargo, la corrupción de la Torre de Babel (11:1-9) se extendió hasta el testimonio en las estrellas (Isaías 40:26). Muy rápidamente, Nimrod y sus seguidores voluntariamente dejaron el conocimiento y la adoración del verdadero Dios y Creador y comenzaron en su lugar a adorar a la creación.839 Más tarde, el zodíaco egipcio de los faraones llamó a este signo Isis, que salva o entrega.

Las estrellas en Tauro presentan un espectáculo brillante. Hay al menos 141 estrellas, además de dos grupos importantes de estrellas, que forman parte integral del signo. La estrella más brillante, alfa (en el ojo del toro), tiene un nombre caldeo, Al Debarán, y significa el líder o gobernador. La estrella beta (en la punta del cuerno izquierdo) tiene el nombre árabe de El Nath, que significa herido o muerto porque el Señor, como el Cordero de Dios, fue muerto por los pecados del mundo (Juan 1:29). Luego está el grupo de estrellas conocidas como las Pléyades (Job 38:31 y Amós 5:8). Esta palabra significa la congregación del juez o gobernante. Consiste en un número de estrellas (en el cuello de Tauro) que parecen estar juntas. La más brillante de ellas, eta, tiene un nombre árabe, Al Cyone que significa el centro y algunos astrónomos piensan que es el centro de todo el universo. El nombre sirio para Pléyades es Sucot, que significa cabañas. Esto es muy interesante porque es la Fiesta de los Tabernáculos que se celebra durante el Reino mesiánico (Zacarías 14:16-19). Las enramadas que se instalaron durante esta fiesta fueron un símbolo de la esperanza de una futura restauración de Isra’el. De hecho, la enramada en sí se conoce como la Sukkah. Creyeron en Dios cuando dijo por medio del profeta Amós: En aquel día levantaré el tabernáculo de David, ya caído, Y cerraré sus brechas y reconstruiré sus ruinas, Y lo edificaré como en los días de antaño (Amós 9:11).

Por lo tanto, todo apunta a la importante verdad de que Jesús el Cristo regresa para juzgar a toda la tierra y luego gobernar durante mil años desde Jerusalén. Esta es la verdad central de toda profecía. La única esperanza para toda la creación, la tierra, para Isra’el, la Iglesia, y para usted y para mí es aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesús el Mesías (Tito 2:13).

1. Orión (El príncipe que viene): Esta imagen es para mostrar que el que viene no es un simple animal, sino un hombre: un príncipe poderoso, triunfante y glorioso. Él está representado de esta manera en el zodíaco egipcio antiguo y su nombre se escribia Oarion, en ese momento de la raíz hebrea que significa luz, por lo que Orión significa que aparece como la luz. En el antiguo acadio era Ur-ana, la luz del cielo. Isaías esperaba con ansia el día de Su llegada visible como La Luz: Porque un Niño nos es nacido, Hijo nos es dado; El dominio estará sobre su hombro, Y se llamará su nombre: Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz (Isaías 9:6).

Orión es la más brillante de todas las constelaciones, y se menciona por nombre y apariencia en la época de Job: ¿Podrás anudar los lazos de las Pléyades, O desatar las ligaduras de Orión? (Job 38:31 y Amos 5:8). Contiene 78 estrellas, dos de primera magnitud, cuatro de segunda, cuatro de tercera y dieciséis de cuarta.

Justo debajo de la estrella iota (en la espada) hay una estrella nebulosa muy notable. Un telescopio común mostrará que es una hermosa masa de polvo y gas interestelar. Un poderoso telescopio revela que es una colección de estrellas nebulosas. Estas estrellas están rodeadas por débiles puntos de luz, que un telescopio muy poderoso resolvería en estrellas separadas.

La imagen de Orión lo muestra con Su pie izquierdo sobre la cabeza del enemigo. Alrededor de Su cintura hay un cinturón con tres estrellas brillantes y sobre el cinturón cuelga una espada afilada. Su mango es la cabeza y el cuerpo de un cordero. Su mano derecha levanta un palo poderoso, mientras que a la izquierda sostiene la señal de su victoria: la cabeza y la piel de un león. ¿Quién es este? (Mateo 21:10) Los nombres de las estrellas nos dan la respuesta. El más brillante, alfa (en el hombro derecho), se llama Betelguez, lo que significa la venida (Malaquías 3:2) de la rama. La siguiente, beta (en el pie izquierdo), se llama Rigel o Rigol, que significa el pie que aplasta. El pie del Príncipe se levanta y su talón se coloca inmediatamente sobre la cabeza del enemigo. Dios le habló a la serpiente en el Jardín del Edén. Su profecía auguraba el momento en que el Adversario sería completamente aplastado bajo los pies de la Simiente triunfante de la mujer, Jesucristo.840 Él te aplastará la cabeza cuando tú hieras su calcañar (Génesis 3:15b). Esto es lo que vemos aquí en Orión. La siguiente estrella, gamma (en el hombro izquierdo), se llama Bellatrix, lo que significa que viene rápidamente o destruye rápidamente.

El nombre de la cuarta estrella, delta (uno de las tres en el cinturón), nos lleva de nuevo al Génesis, donde Jesús fue herido, pero Su herida no fue fatal (debido a la resurrección). Su nombre es Al Mitak, el herido. De manera similar, la estrella kappa (en la pierna derecha) se llama Saiph, o magullada, que es la misma palabra usada en Génesis 3:15. Este es el testimonio de las estrellas de Orión, que día tras día y noche tras noche cuentan la antigua historia de Yeshua el Mesías. Y cuando Él venga, habrá cambios físicos sobre la tierra.

2. Eridanus (El río mesiánico): Todas las imágenes muestran que este río proviene del pie de Orión, aplastando la cabeza del enemigo. Durante el Reino Mesiánico, un río fluye de Cristo y del recinto del Templo (Joel 3:18 y Ezequiel 47:1-2). Primero fluye al este hasta que pasa la puerta oriental y luego dobla hacia el sur, donde se dividirá en dos brazos. El brazo occidental fluirá por la montaña del Señor (Isaías 30:29) y se vaciará en el Mar Mediterráneo. El brazo oriental fluirá hacia el Mar Muerto, que comenzará a pulular de vida (Ezequiel 47:8-10). La ramificación de estas aguas hacia las áreas designadas para el cultivo de alimentos en ambos lados de Jerusalén, proporcionará el agua necesaria para el crecimiento de los cultivos (ver el comentario sobre Isaías Ge - Tus ojos verán al rey en su belleza).841

Es una constelación inmensa y consta de 84 estrellas; una de primera magnitud, una de segunda y ocho de tercera. La estrella más brillante, alfa (en la desembocadura del río), lleva el antiguo nombre Achernar, la parte posterior del río. En el zodíaco egipcio, es un río bajo los pies de Orión. Se llama Peh-ta-t, que significa la desembocadura del río. La siguiente estrella, beta (en la fuente del río), se llama Cursa, porque el río dobla hacia el sur donde se divide en dos brazos. La siguiente estrella, gamma (en la segunda curva del río), se llama Zourac (árabe), que fluye y Ozha, la que sale.

En la primera curva del río, el monstruo marino Cetus, o Satanás, intenta en vano detener su flujo colocando su garra sobre él. Pero este siempre ha sido el caso. Después del jardín del Edén, en vano trató de corromper a la raza humana para que no fuera capaz de recibir la salvación (6:1-4). En vano alentó la rebelión abierta contra Dios en la Torre de Babel (11:1-8). En vano Satanás buscó matar al bebé Jesús por las manos de Herodes (Mateo 2:13-18). En vano, el tentador trató de hacer que el Mesías aceptara un atajo hacia la gloria (Lucas 4:1-13) y por lo tanto lo mantuvo alejado de la cruz de la salvación, y una vez en la cruz, cinco veces se burlaron de las afirmaciones mesiánicas de Cristo. Los soldados romanos se burlaron de Él en el pretorio en Jerusalén (Mateo 27:27-30 y Marcos 15:16-19); los que pasaban (por la cruz) lo insultaban yse burlaban de Él (Mateo 27:39-40 y Marcos 15:29-30). De igual manera, los principales sacerdotes, burlándose junto con los escribas y los ancianos (Mateo 27:41 y Marcos 15: 31-32a). Los soldados romanos se burlaban de Él en la cruz (Lucas 23: 36-37), y en un insulto final, del mismo modo lo insultaban también los ladrones que habían sido crucificados con Él (Mateo 27:44, Marcos 15: 32b y Lucas 23:39). Todos lo desafiaron a bajar de la cruz. Este fue el último intento de Satanás para evitar el pago por las almas perdidas de todos los tiempos.

Satanás todavía se burla de nosotros y nos lanza insultos hoy. Él trata de evitar que seamos salvos, y una vez salvos, su única meta restante es evitar que seamos creyentes efectivos y testigos a los demás. No hay nada peor que estar en una batalla y no darse cuenta. Por lo tanto, ¡Someteos pues a Dios, y resistid al diablo y huirá de vosotros! ¿Cómo hacemos esto? De la misma manera que lo hizo el Mesías, con las Escrituras (Mateo 4:4, 7 y 10).

3. Auriga (El Pastor): Hemos visto la profecía de Cristo, el Juez venidero, cumplida. Hemos visto el río mesiánico y ahora vemos al Buen Pastor. Yeshua dijo: Yo soy el buen pastor, y conozco las mías, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce y Yo conozco al Padre, y pongo mi vida por las ovejas (Juan 10:14-15).

Él está sentado sobre la Vía Láctea, sosteniendo una cabra en Su hombro izquierdo. En Su mano izquierda, Él sostiene dos cabritos bebé. La estrella que marca a los cabritos se llama Gedi (hebreo), cabrito. En Su mano derecha, sostiene una honda para protegerlos. Ahora están a salvo, descansando de forma segura bajo la protección del Buen Pastor [Verdadero]. Nada puede dañarlos.

Auriga proviene de una raíz hebrea que significa un pastor. Es una hermosa constelación de 66 estrellas; una de primera magnitud, dos de segunda y nueve de cuarta. La estrella más brillante alfa (en el cuerpo de la cabra) la señala como la característica prominente de la constelación, ya que su nombre hebreo, Alioth, significa una cabra. Hoy se la conoce por su nombre latino, Capella, que significa lo mismo. La siguiente estrella beta (en el brazo derecho del pastor), se llama Menkilino, y significa banda o cadena de las cabras. Esto señala la verdad de que los que están bajo el cuidado del Buen Pastor [Verdadero] nunca más se perderán (Jeremías 50:6 y Lucas 15:1-7), sino que estarán atados, con bandas de amor para siempre. Jesús dijo: Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, de ningún modo lo echo fuera, pues he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió. Y ésta es la voluntad del que me envió: que todo lo que me ha dado, no pierda Yo nada, sino que lo resucite en el día postrero. Porque ésta es la voluntad de mi Padre: que todo el que ve al Hijo y cree en Él, tenga vida eterna, y Yo lo resucitaré en el día postrero (Juan 6:37-40).

Pero, hay otra estrella brillante importante en Su pie derecho llamada El Nath (como la estrella más brillante en la frente de Aries el Carnero), que significa herido o muerto. Esta es la Simiente de la Mujer, que una vez fue magullada o herida en Su talón (3:15). Este no es solo el Buen [Verdadero] Pastor que da su vida por sus ovejas (Juan 10:11), sino también quien se levantó de entre los muertos nuestro Señor Jesús, el gran Pastor de las ovejas (Hebreos 13:20), y ahora se lo ve como El Pastor, gobernando y reinando desde Jerusalén por mil años. El talón del Pastor es atravesado por el cuerno del toro. Esto apunta al hecho de que la muerte de Yeshua fue totalmente voluntaria en obediencia a la voluntad del Padre: Nadie me la quita, sino que Yo la pongo de mí mismo (Juan 10:18a). Por lo tanto, después de la profecía de Su venida, vemos Su reinado en gracia.

Ntd: En esta traducción se empleó la BTX 3º edición.

 

< previous page
next page >

Génesis | Exodo | Isaias | Rut | Ester | Jeremias
La Vida de David | Jonas | Judas | La vida de Cristo | Hebreos | Apocalipsis
English | Español | Testimonios | Acerca de nosotros