El segundo libro: La iglesia (El resultado de Su primera venida) Capricornio: La Cabra

El segundo libro: La iglesia
(El resultado de Su primera venida)


Capricornio: La Cabra
Capítulo uno: La cabra de la expiación matada para los redimidos

 

En el primer libro, hemos visto la primera venida de Jesús el Cristo. En este segundo libro vemos los resultados de Su primera venida, es decir, la Iglesia. En el Capítulo Uno tenemos el Sacrificio ofrecido. En el Capítulo Dos tenemos el Espiritu Santo (Ruaj HaKodesh) dado a la Iglesia. En el Capítulo Tres vemos a la Iglesia en conflicto con el enemigo y en el Capítulo Cuatro vemos el regreso de Cristo con la Iglesia, pero el punto principal de este segundo libro es que los cuatro capítulos están, de alguna manera, relacionados con los peces (Mateo 4:19).

Es digno de mención que este segundo libro abre con la Cabra y cierra con el Cordero porque ambos son animales de sacrificio. La cabra como animal de sacrificio fue especialmente importante en el Día de la Expiación (ver el comentario sobre Éxodo Go - El Día de la Expiación). El sumo sacerdote Aarón apoyará sus dos manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo y confesará sobre él todas las iniquidades de los hijos de Israel, así como todas sus transgresiones y todos sus pecados; los depositará sobre la cabeza del macho cabrío y lo enviará al desierto por mano de un hombre destinado al efecto. El macho cabrío cargará sobre sí todas las iniquidades de ellos hacia una tierra solitaria, y se le dejará ir en el desierto (Levítico 16:20-22). El Mesías se convirtió en nuestro sacrificio.

En todos los zodíacos antiguos encontramos una cabra con la cola de un pez asociada con el signo de Capricornio. En el zodíaco egipcio se lo ve como mitad cabra y mitad pez, y allí se lo llama Hu-penius, que significa el lugar del sacrificio. En el zodíaco indio vemos una cabra pasante atravesada por un pez. No puede haber ninguna duda sobre la importancia de este signo. En la cabra tenemos la transferencia del pecado al sacrificio (Salmo 103:12), y en el pez tenemos a las personas por quienes se hizo el sacrificio (Hechos 2:1-41). Cuando lleguemos al signo de Piscis, veremos más claramente que apunta a los redimidos.

El nombre hebreo del signo es Gedi, el cabrito o cortado. Este nombre es el mismo que el árabe Al Gedi. Capricornio es simplemente el nombre latino moderno del signo y significa cabra. Las dos estrellas más brillantes son alfa, el cabrito o chivo llamado Al Gedi, y delta, la venida del sacrificio que se llama Deneb Al Gedi. En el primer capítulo del primer libro vimos a una mujer con una rama en su mano derecha (Isaías 11) y algunas mazorcas de maíz, representadas como la semilla o descendencia, en su mano izquierda (3:15), dando así doble testimonio de Yeshua el Mesías. Aquí lo vemos venir a morir, pero produciendo mucho fruto. Yeshua dijo: En verdad, en verdad os digo: A menos que el grano de trigo caiga en la tierra y muera, queda él solo, pero si muere, lleva mucho fruto (Juan 12:24). Los peces vivos proceden de la cabra moribunda, y sin embargo, forman un solo cuerpo. Esa imagen, que no tiene paralelo en la naturaleza, se ve claramente en la gracia de Dios. Un día en el cielo: una gran multitud, la cual nadie podía contar, de toda nación y tribu, y pueblos y lenguas, que estaban en pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de ropas blancas, con palmas en sus manos (Apocalipsis 7:9). El pez obtendrá la vida eterna a través de la muerte del sacrificio de la cabra.

Sin embargo, no es la muerte real que vemos aquí. El primer capítulo de cada libro muestra una profecía sobre el Señor. El último capítulo de cada libro confirma el cumplimiento de esa profecía. El segundo capítulo de cada libro representa el trabajo de la gracia necesario para sostener la profecía, mientras que el tercer capítulo muestra los resultados del conflicto necesarios para alcanzar la victoria final y el triunfo. Por lo tanto, hay una estructura literaria A-B-B-A, donde el primer y el último capítulo muestran la profecía y el cumplimiento del Mesías, mientras que los dos capítulos centrales representan la gracia y el conflicto de Cristo.

El primer libro: El Redentor (su primera venida)

A Virgo: La profecía de la Simiente de la mujer

B Libra: la obra de Cristo realizada por gracia

B Escorpio: la obra de Cristo realizada en conflicto

A Sagitario: El cumplimiento de la victoria prometida

El segundo libro: La iglesia (El resultado de su primera venida)

C Capricornio: La profecía del Sacrificio venidero (por la Iglesia)

D Acuario: los resultados de la obra de Cristo dada en gracia

D Piscis: los resultados de la obra de Cristo disfrutada (en conflicto)

C Aries: El cumplimiento de la regreso con Su Iglesia

El tercer libro: El Reino Mesiánico (El resultado de su segunda venida)

E Tauro: la profecía del Juez venidero de toda la tierra

F Géminis: el reino del Señor en la gracia

F Cáncer: el reino del Señor (sus posesiones) a salvo de todo conflicto

E Leo: el cumplimiento del triunfo final

La Iglesia era un misterio para los justos del TaNaJ. Y la Torá mira hacia adelante y el Nuevo Pacto mira hacia atrás. Cuando los justos del TaNaJ miraron al testigo en las estrellas, vieron estas cuatro constelaciones del medio como la promesa de Su Descendiente (BTX) o Su Simiente (NVI) en Génesis 3:15. Antes de la cruz, el canal de bendición de ADONAI llegó a través de Israel, pero al mirar estas constelaciones hoy, las vemos como la Iglesia formada por creyentes judíos y gentiles (Efesios 2:14).

Por lo tanto, en Capricornio debemos buscar la profecía del próximo sacrificio por la Iglesia. Ahora llegamos a las tres constelaciones, que nos dan tres imágenes de la muerte de este sacrificio y de Su vida nuevamente.

1. Sagitta (La flecha): el nombre hebreo es Sham, destruir o desolar. Hay muchas otras estrellas en el cielo con una línea más recta que hubiera servido mejor para una flecha. Solo dos de las dieciocho estrellas en esta constelación están en la misma línea. ¿Por qué se eligen estas estrellas? ¿Por qué se coloca la flecha aquí? ¡La única explicación puede ser que la misma Mano que arregló las estrellas también escribió el Libro! Esta no es la flecha de Sagitario, ya que no ha abandonado su arco. Esa flecha está destinada a los enemigos del Señor. Esta flecha es para el Hijo de Dios. Él mismo cargó con nuestras enfermedades y llevó nuestros dolores; Y nosotros lo consideramos como herido, azotado y humillado por ’Elohim. Pero Él fue traspasado por nuestras transgresiones, Molido por nuestros pecados. El precio de nuestra paz cayó sobre Él, Y por su herida fuimos sanados (Isaías 53:4-5). Cristo, el sacrificio, sería traspasado por esta flecha. La flecha se representa sola en el aire, después de haber sido disparada por la mano de Dios el Padre. Esta fue la voluntad de ADONAI que Jesús vino a hacer. Por lo tanto, el trabajo que realiza la flecha se ve en el águila que cae y en la cabra moribunda.

2. Aquila (El Águila): Aquí tenemos una imagen adicional del efecto de esta flecha en el águila perforada, herida y caída, jadeando en su lucha agonizante. Recuerda: Él fue traspasado por nuestras transgresiones (Isaías 53:5), y los nombres de las estrellas de esta constelación confirman esta ilustración. La constelación contiene 74 estrellas. La más brillante de ellas, alfa (en el cuello del águila), es una estrella notable de primera magnitud llamada Al Tair (árabe), lo que significa la herida. La estrella beta (en la garganta) se llama Al Shain (árabe), el brillante, de una raíz hebrea que significa color escarlata como en Josué 2:17-18a. Y los hombres le dijeron: Sin culpa seremos en lo tocante a este juramento tuyo con que nos has juramentado, a menos que cuando entremos en el país, tú ates este cordón de hilo escarlata a la ventana por donde nos vas a descolgar. Reunirás entonces a tu padre y a tu madre, a tus hermanos y a toda la casa de tu padre contigo en tu casa. La cuerda escarlata representa la liberación de la muerte.

Si, en el día del juicio (ver el comentario sobre Apocalipsis Fo - El Gran Juicio del Trono Blanco), algunos dirán: Señor, Señor, y serán rechazados porque su fe era falsa (Mateo 7:21-23), ¿cómo puedo estar absolutamente seguro de que mi fe es genuina? La respuesta se encuentra en las acciones de Rahab y los hombres de Jericó. Todos creían por igual que el Dios de los hebreos tenía en mente la destrucción de su ciudad y todos tenían la fe que Él podía hacerlo. Todos estaban buscando su propia seguridad. Así que cuando los israelitas llegaron a la ciudad, los hombres de Jericó buscaron matar a los espías. Rahab también tenía su propia seguridad en mente, pero ella eligió arrojarse a la misericordia de ADONAI y confiar plenamente en Él. Solo la fe de Rahab fue genuina porque actuó con fe (ver mi comentario sobre Hebreos Cw - La fe de Rahab en Jericó). Ella colgó el hilo escarlata a la ventana, que por su color habla de seguridad a través del sacrificio, y apunta a la cruz donde solo tenemos seguridad a través de Su sangre.

La estrella gamma (en la espalda) se llama Tarared, lo que significa herido o desgarrado. La estrella delta, (en el ala inferior) se llama Alcair, que significa perforación, y la estrella épsilon (en la cola), Al Okal, tiene el importante significado de herido en el talón. El que cuenta (Dios) la muchedumbre de las estrellas, A cada una la llama por su nombre (Salmo 147:4).

3. Delphinus (El Delfín): este es el grupo más brillante de 18 estrellas, cinco de las cuales son de tercera magnitud. Se distingue fácilmente por las cuatro más brillantes, que están en la cabeza. Siempre se representa como un pez lleno de vida y la cabeza siempre está apuntando hacia arriba, al igual que la cabeza del águila siempre apunta hacia abajo. El delfín se representa como levantándose y saltando del mar. El mensaje de Capricornio se representa así en la comparación de la cabra moribunda, el águila que cae y el delfín en ascenso.

Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en Él (I de Tesalonicenses 4:14). Aparte de Su resurrección, Su muerte por si sola no tuvo sentido. Para los creyentes, Su resurrección es central para nuestra fe. Él es primicias de los que duermen (1 Corintios 15:20). Debido a que Él conquistó la muerte y resucitó, los seguidores del Mesías tienen la confianza de que, puesto que están en el Mesías (Efesios 1:20), también pueden conquistar la muerte y la tumba. Esta es la gran profecía acerca de Cristo en este primer libro. El cual fue entregado por causa de nuestras transgresiones, y resucitado a causa de nuestra justificación (Romanos 4:25).

Cada capítulo termina en gloria, por lo tanto, este extraño pez-cabra, muriendo en su cabeza, pero viviendo en su cola (cayendo como un águila perforada y herida por la flecha de la muerte) brota del agua con la belleza de un delfín. La única forma en que la Iglesia puede encontrar la vida es a través de Su muerte.

Ntd: En esta traducción se empleó la BTX 3º edición.

 

< previous page
next page >

Génesis | Exodo | Isaias | Rut | Ester | Jeremias
La Vida de David | Jonas | Judas | La vida de Cristo | Hebreos | Apocalipsis
English | Español | Testimonios | Acerca de nosotros