Zabulón vivirá en la orilla del mar
y se convertirá en un refugio para los buques

49: 13

ESCUDRIÑAR: ¿Qué fue lo que desconcertó acerca de la profecía de Jacob a Zabulón? La palabra mares está en plural. ¿A qué se refiere? ¿Quién viajó por el territorio de Zabulón? ¿Por qué la profecía de Isaías dice que Isra'el llegará a todas las naciones gentiles por medio Zabulón y no por Judá? ¿Cómo fue la tribu de Zabulón un refugio para Jesús? ¿Cómo cambiarán sus límites durante el Reino mesiánico de mil años y qué ministerio especial tendrán?

REFLEXIONAR: ¿El Señor alguna vez le ha llevado a hacer algo, o ponerle en una situación, que no tenía ningún sentido para usted, sólo para llegar a ser una bendición? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Cómo puede usar esa experiencia para ayudar a otros? ¿Necesita usted tener el don del evangelismo para evangelizar? ¿Cómo es usted un conducto por el cual el Dios de Isra'el es dado a conocer a otros?

Zabulón morará a la orilla de los mares, Él será puerto de navíos, Y su extremo hasta Sidón (49:13).

Después de hablar con Judá, Ya'akov se volvió hacia los otros dos hijos de Lea, que al parecer estaban de pie junto a él.775 Uno esperaría leer ahora la bendición sobre Dan ya que era el quinto hijo de Jacob (30:6). Sin embargo, la cronología aquí no es según el nacimiento sino según la madre biológica; los seis primeros hijos de la profecía de Jacob son hijos de su primera esposa, Lea (35:23).776 Zabulón se menciona antes de Isacar (aunque Isacar es mayor y debería haber sido mencionado primero) porque el territorio de Zabulón será entre Isacar y Dan y por esa razón ellos se mencionan en ese orden.

Ya'akov profetizó primero al sexto hijo de Lea y dijo: Zabulón morará a la orilla de los mares, Él será puerto de navíos, Y su extremo hasta Sidón. (49:13). La más corta de todas las bendiciones desde la cama, esto no es una maldición contra Zabulón debido a su vano coqueteo con los fenicios, sino, una palabra o alabanza y promesa dirigida a esta tribu.777 La necesidad de una visión histórica cercana y lejana escatológica de esta profecía es vital porque Zabulón inicialmente no tenía frontera por la orilla de los mares.

En el futuro histórico cercano sabemos que las fronteras de Zabulón se extendieron hasta la orilla de los mares (Josué 19:10-16). Zabulón estaba separado del mar Mediterráneo por la tribu de Aser al oeste, y desde el mar de Galilea (Kineret) por la tribu de Neftalí al este (Josué 19:24-31). Pero Aser nunca se estableció completamente en la península del norte. No lograron poseer la tierra. . . Tampoco Aser expulsó a los que habitaban en Aco, ni a los que habitaban en Sidón, en Ahlab, en Aczib, en Helba, en Afec y en Rehod. Así que Aser habitó en medio del cananeo que habitaba en la tierra, porque no quiso expulsarlos (Jueces 1:31-32). Por lo tanto, la tribu de Zabulón terminó teniendo una influencia expandida en el norte de Isra’el. La palabra mares es plural, y se convirtió en un doble cumplimiento porque Zabulón entonces tenía acceso tanto al Mar Mediterráneo como al Mar de Galilea.

Sin embargo, la influencia del comercio de Zabulón se extendió hacia el norte hacia los fenicios y la ciudad de Sidón (Isaías 23:4, Ezequiel 28:22). Harían negocios con los fenicios y, por lo tanto, se enriquecerían con el comercio del mar. De hecho, una de las principales carreteras del mundo antiguo, el camino del mar, o "La vía maris", pasó a través del territorio de Zabulón. Así los ricos cultivos que él y los miembros de su tribu cultivaron en su territorio fueron exportados por los fenicios.

No sólo eso, sino que más tarde Moisés nos diría específicamente que ADONAI extendería su mensaje a través de la tribu de Zabulón. De Zabulón dijo: ¡Regocíjate, oh Zabulón, en tus salidas marítimas, Y tú Isacar, en tus tiendas! Convocarán las tribus a la montaña, Allí ofrecerán sacrificios de justicia, Porque mamarán la abundancia de los mares, Y los tesoros que esconden las arenas (Deuteronomio 33:18-19). La montaña, es un monte específico, el monte santo del SEÑOR, Jerusalem. Los griegos, los babilonios y los romanos vendrían al territorio de Zabulón, y serían un conducto por el cual el Dios de Isra'el se les daría a conocer. Judíos y gentiles vinieron al monte del SEÑOR por los negocios de Zabulón.

Esto debe ser un recordatorio para nosotros, debemos hacer lo mismo cuando llevamos a cabo nuestros negocios en este mundo. No todos tienen el don espiritual del evangelismo, pero todos necesitamos ser evangelistas. Todos nosotros somos enviados a ser una bendición, un conducto por el cual Jesús el Cristo sería dado a conocer a los griegos, babilonios y romanos de nuestros días. No importa lo que hagamos en esta vida, algunas de las mejores oportunidades para compartir las Buenas Nuevas vienen de las experiencias más comunes del día a día. ADONAI ha hecho grandes cosas en nuestras vidas y es bastante natural querer compartir eso con otros. Jesús lo dijo así: Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, de forma que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos (Mateo 5:16). Simplemente sea quién es y deje que Dios trabaje a través de usted.

Isaías también nos da una promesa profética por medio de Zabulón. ¡Qué inesperado! ¿Por qué no a través de Judá? Dios alcanzará a Isra’el y a todas las naciones gentiles. Hablando de la oscuridad de su día, el profeta escribe: Pero no habrá siempre oscuridad para la que está ahora en angustia. Como en tiempos pasados hizo que fuera despreciada la tierra de Zabulón y la tierra de Neftalí, así en los venideros la hará gloriosa por el camino del mar, al otro lado del Jordán, en Galilea de los gentiles (Isaías 9:1). La profecía de Jacob sería cumplida por una tribu que vivía en el límite de las naciones - Zabulón. El pueblo que andaba en tinieblas verá gran luz; A los que moraban en tierra de sombra de muerte, Les resplandecerá la luz. Multiplicaste la alegría, Aumentaste el gozo (Isaías 9:2-3a). ¿Cómo se logra esto?

Porque un Niño nos es nacido, Hijo nos es dado; El dominio estará sobre su hombro, Y se llamará su nombre: Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su principado y la paz no tendrán fin Sobre el trono de David y sobre su reino, Para disponerlo y afirmarlo con la justicia y el derecho Desde ahora y para siempre. ¡El celo de YHVH Sebaot hará esto! (Isaías 9:6-7).

También sabemos que la tribu de Zabulón era un refugio para Jesús. Cuando José y María regresaron de Egipto cuando Yeshua era un niño, Galilea era su refugio de seguridad (Mateo 2:13-23). Aunque Jesús era de la tribu de Judá, creció en Nazaret y vivió allí unos treinta años antes de comenzar Su ministerio, gran parte de los cuales tuvo lugar en el territorio de Zabulón (Mateo 4:12-17). Once de los doce apóstoles eran de Galilea (Judas no lo era). Además, cuando los líderes religiosos judíos conspiraban para matarlo, se refugió en Galilea (Juan 7:1 y 9).

Sin embargo, una parte clave de la bendición de Jacob se refirió al futuro escatológico lejano durante el Reino mesiánico. Las fronteras de las tribus durante ese tiempo serán diferentes, y la frontera de Zabulón se extenderá hasta el Mar Mediterráneo. De hecho: Junto al límite de Isacar, desde el lado oriental hasta el lado del mar (Ezequiel 48:26).

Por lo tanto, parece que de alguna manera Zabulón tendrá un ministerio especial para los gentiles incrédulos durante el reino mesiánico, y muchos serán salvos. El pueblo y el territorio de Zabulón será puerto de navíos, así como Galilea fue un refugio para Jesús antes de la cruz.

El salmista describe cómo Dios vino al rescate de Isra'el y también al nuestro. Él pinta cuatro cuadros tomados de la vida, con todo intentando representar a Isra'el y a nuestra experiencia. La cuarta de estas parábolas habla de Israel y nuestra pequeñez en comparación con ADONAI. Se adentraron en naves por el mar, Para traficar en las inmensas aguas, Contemplando las obras de YHVH, Sus maravillas en lo profundo. Mandó alzarse un viento tempestuoso, Que encrespó el oleaje. Subían a los cielos, bajaban al abismo, Sus almas revueltas por las náuseas, Rodaban y se tambaleaban como ebrios, De nada les valía su pericia (Salmo 107:23-27), literalmente, toda su sabiduría fue tragada. El huracán nos hace temblar de ver que en un mundo de fuerzas espantosas, vivimos por permiso y no por una buena gestión.778 Llegamos al fin de nosotros mismos, o nuestra pericia termina. Toda nuestra supuesta habilidad para manejar nuestras vidas se vuelve inútil. Necesitamos creer que es Dios quien tiene Sus manos al timón de nuestro barco.

Pero clamaron a YHVH en su angustia, Y los libró de su tribulación. Hizo acallar la tormenta, Enmudeció el oleaje, Se alegraron de la bonanza; Los condujo al puerto que anhelaban (Salmo 107:28-30). Este será el mensaje de la tribu de Zabulón durante los mil años de reinado del Mesías. Su mensaje apuntará a los gentiles incrédulos hacia Cristo, y Él se convertirá en un refugio para aquellos que han llegado al fin de su pericia, que están cansados ​​de tratar de dirigir su propio barco.

¡Den gracias a YHVH por su misericordia, Y por sus maravillas para con los hijos del hombre! Exáltenlo en la congregación del pueblo, Y alábenlo en la reunión de los ancianos (Salmo 107:31-32). Él calmó la tormenta y los liberó de su peligro, guiándolos con seguridad a su destino. Que lo ensalcen en la asamblea del pueblo y lo alaben en el consejo de los ancianos. La tribu de Zabulón finalmente vivirá a la orilla del mar, pero se convertirán en pescadores de hombres (Mateo 4:18-20).

El último de los seis hijos de Lea fue el siguiente en la línea. ¿Qué le reservaba Dios?

Ntd: En esta traducción se empleó la BTX 3º edición.

 

< previous page
next page >

Génesis | Exodo | Isaias | Rut | Ester | Jeremias
La Vida de David | Jonas | Judas | La vida de Cristo | Hebreos | Apocalipsis
English | Español | Testimonios | Acerca de nosotros