Jacob vio una escalera con los ángeles de Dios que subían y bajaban

Jacob vio una escalera con los ángeles de Dios que subían y bajaban

28: 10-22

ESCUDRIÑAR: ¿Qué es tan notable en la manifestación de la gracia de ADONAI? ¿Por qué Dios se presenta a Jacob sin ser solicitado y sin criticarlo?

REFLEXINAR: ¿Cree usted que Dios todavía habla a través de los sueños? ¿Cuáles son los peligros inherentes de depender de los sueños para orientación? ¿Cree usted más allá de cualquier duda, que el Señor cuidará de usted?

Jacob, pues, salió de Beer-seba y se dirigió a Harán (28:10 BTX) con sólo un cayado en su mano (28:10). Él había pasado la mayor parte de su vida en Beer-seba (22:19, 26:33, 28:10). Eran 805 kilómetros hasta Harán, y a pesar de que probablemente tenía un camello o un asno para montar, tardaría semanas en llegar. Bethel está a 19 kilómetros al norte de Jerusalén y Beer Sheva está a 49 kilómetros al sur de Jerusalén. Así que Jacob (hebreo: Ya'akov) cubrió unos 68 kilómetros en su primer día. ¡Guau!, él realmente quería alejarse de Esaú muy rápido.

Cuando llegó a cierto lugar, pasó allí la noche porque ya el sol se había puesto (BTX 28:11a). Casi suena como que Jacob llegó a este cierto lugar por azar. Pero nada podría estar más lejos de la verdad. El Señor lo llevó allí, supiera o no Ya'akov. Llamó al lugar, Beit-El o Betel, que significa la casa de Dios. Muchos años antes su abuelo Abraham había construido un altar a ADONAI como un acto público de adoración (12:8). Está 366 metros sobre el nivel del mar en las colinas, y es un lugar sombrío y desolado. Sin embargo, esto se convertiría en el punto más alto en su vida espiritual.

Tomó una piedra del lugar y la puso por su cabecera y se tendió en aquel sitio (BTX 28:11b). En realidad no lo utilizaban como una almohada; en hebreo se lee literalmente cerca de su cabeza. La misma terminología se utiliza en I Samuel 26:7, donde Saúl dormía con su lanza clavada en tierra a su cabeza. ¿Qué cree que Jacob sentía esa noche? Él probablemente estaba solo y nostálgico. Por lo que sabemos, esta fue su primera noche fuera de casa y Ya'akov pensaba que él estaba solo. Cuan equivocado estaba él. El punto de la historia es que el Señor estaba con él donde quiera que fuera, y eligió este lugar para darse a conocer a Jacob. El medio que Él usó fue una escalera.

Y tuvo un sueño: He aquí una escalera apoyada en la tierra, cuya parte superior alcanzaba los cielos. He aquí los ángeles de Dios subían y bajaban por ella (28:12 BTX). Fue sólo cuando estaba dormido, necesitado e indefenso, que Dios se reveló a Si mismo.451 Él tuvo un sueño en el que vio una escalera (28:12a), asullam (o sulám), que aparece sólo aquí en el texto hebreo. Ya'akov confió en las promesas del Señor toda su vida. Adoraba a ADONAI y oraba a Él con regularidad. Pero Dios en realidad nunca realmente había aparecido y hablado con él como lo había hecho con su abuelo Abraham y su padre Isaac. Pero en esa noche Jacob se reuniría con ADONAI como una teofanía, en forma de un sueño. Una teofanía es una aparición pre-encarnada de Jesús Cristo. Era evidente que no se trataba de una escalera común.

Esta escalera estaba apoyada en la tierra, donde estaba Jacob, cuya parte superior, literalmente, la cabeza, alcanzaba los cielos, donde estaba ADONAI. Así que en la imagen del sueño Ya'akov tenía acceso al cielo. Y los ángeles de Dios estaban allí con él (28:12b). En el libro de Génesis, la frase, los ángeles de Dios, se encuentra sólo en dos lugares, aquí y en 32:1. Lo que es significativo en ambos casos es el momento. Aquí, se mencionan a los ángeles de Dios saliendo de la tierra, y en el 32:1 se mencionan de nuevo mientras está regresando a la Tierra. Estos ángeles de Dios están representados: subían y bajaban por la escalera (28:12c).

Casi dos mil años en el futuro desde los días de Jacob, un israelita piadoso llamado Natanael estaba meditando en la palabra de Dios bajo un árbol de higo. En aquellos días era imposible que todos tuvieran una copia de la Escritura de modo que pasaban mucho tiempo memorizándola y luego meditando en ella. Los rabinos decían que el mejor lugar para meditar y recibir una bendición del Señor estaba debajo de una higuera. De hecho, algunos rabinos enseñaban bajo una higuera porque decían que las Escrituras podían entenderse mejor allí.

Cuando Jesús ve a Natanael, Jesús dijo: He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño. Natanael quiso saber cómo Yeshua lo conocía. Respondió Jesús, y le dijo: Antes que te llamara Felipe, cuando estabas debajo de la higuera, te vi. Natanael dijo una cosa muy curiosa: ¡Rabbí, Tú eres el Hijo de Dios! ¡Tú eres el Rey de Israel! (Juan 1:47-49). Natanael no creía que Jesús era el Hijo de Dios simplemente porque Él sabía que él estaba meditando bajo una higuera. Hoy en día, si alguien dice: "Yo vi en una visión que usted estaba en el templo en Shabat", no creo que él sea un profeta, porque en el templo es donde se espera encontrar a los justos del Tanaj en Shabat.

Así que durante la época de Cristo usted habría esperado encontrar a un judío meditando bajo una higuera. Así que ¿qué hizo a Natanael creer en Yeshua? Fue la primera declaración: He aquí un verdadero israelita, en quien no hay engaño. Jesús sabía en qué capítulo exacto estaba meditando Natanael: era Génesis 28. Pero si Natanael era un verdadero israelita, en quien no hay engaño, por implicación, ¿quién era el israelita en quien había mucho engaño? Era Labán, el tío engañador de Jacob (28:2-5). ¿Cómo podemos estar seguros que Yeshua sabía que Natanael estaba meditando en Génesis 28? Porque Jesús dijo: veréis el cielo abierto, y a los ángeles de Dios que ascienden y descienden sobre el Hijo del Hombre (Juan 1:51). Esta fue la visión exacta que Jacob había visto en su sueño. En otras palabras, Jesús dijo ser la escalera, el único medio para llegar de la tierra al cielo: pues hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres: Yeshua, el Mesías (I Timoteo 2:5).

Y he aquí YHVH estaba en pie sobre ella y dijo: Yo soy YHVH, Dios de tu padre Abraham y Dios de Isaac. La tierra sobre la que estás tendido te la daré a ti y a tu descendencia (28:13 BTX). Entonces ADONAI reconfirma lo dispuesto en el pacto de Dios con el abuelo de Jacob Abraham. Y he aquí YHVH estaba en pie sobre ella y dijo: Yo soy YHVH, Dios de tu padre Abraham y Dios de Isaac (28:13a). Había cuatro aspectos del Pacto.

En primer lugar, la tierra sobre la que estás tendido te la daré a ti y a tu descendencia (28:13b). La sola mención de descendencia significa que Jacob tendrá éxito en la búsqueda de una esposa.

En segundo lugar, y tu descendencia será como el polvo de la tierra, y te extenderás hacia el mar, al oriente, al norte y hacia Neguev (28:14a). Él y su futura esposa será muy fructífera y tendrá tantos descendientes, que serán tan numerosos como el polvo de la tierra.

En tercer lugar, tenía la promesa de la bendición de los gentiles: Y en ti y en tu descendencia serán benditas todas las familias de la tierra (28:14b).

En cuarto lugar, hay promesas personales a Jacob. La presencia de ADONAI: He aquí Yo estoy contigo. La protección de El Shaddai: te guardaré dondequiera que vayas. La promesa del Señor: y volveré a traerte a esta tierra. Y, por último, el compromiso personal de Dios: pues no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he prometido (28:15). Observe que ADONAI no dijo nada negativo de él en absoluto, porque Jacob era un hombre justo (25:27). Si usted es un creyente en Jesús Cristo, el hecho de que Él no le dejará hasta que haya hecho lo que Él ha dicho, es probablemente la más preciosa promesa que usted puede tener de la Biblia.

Ya'akov, el hombre, puede no haber entendido las implicaciones de su notable sueño, pero seguramente podría entender que era una comunicación entre el hombre y Dios, y que el Señor proveería los medios por los cuales el hombre podía ser restaurado a Él. Personalmente, él se enteró de que más allá de cualquier duda, ADONAI iba a cuidarlo y que, independientemente de las circunstancias futuras, El Shaddai lo llevaría y cumpliría todas Sus promesas.452

Despertó Jacob de su sueño y dijo: Ciertamente ADONAI está en este lugar y yo no lo sabía (28:16 BTX). Después que ADONAI había terminado de hablar, despertó Jacob de su sueño. Cuando él se escapó de su casa, había tenido una visión limitada del Señor. Pensó que cuando se escapó de casa, él estaba huyendo de Dios. Pero se encontró con que no había dejado a Dios al huir de su casa. Jacob exclamó: Ciertamente ADONAI está en este lugar, y yo no lo sabía.453 Estaba asustado en el sentido de que él comenzó a entender el poder de Elohim. Jacob estaba creciendo en su fe porque el temor de YHVH es el principio de la sabiduría (Proverbios 9:10a BTX). Él asustado, añadió: ¡Cuán terrible es este lugar! ¡Esto no es sino Casa de Dios y Puerta de los cielos! (BTX 28:17).

Este fue el primer encuentro de Jacob con Dios. La suya no era una fe madura como la de Abraham, pero no obstante, fue un paso de Jacob en la dirección correcta. Después de todo, Abraham tuvo varios lapsos de fe antes de que él se convirtiera en un creyente maduro. El Señor le había enseñado a medida que maduraba, y él haría lo mismo con Ya'akov. Él hace lo mismo con nosotros.

Jacob estableció varios motivos pertenecientes a la adoración judía aquí en Betel. El más notable es el memorial. Ya'akov madrugó por la mañana y tomando la piedra que había puesto por su cabecera, la erigió como una estela (28:18a), literalmente, de pie hacia arriba, como un pilar. Y derramó aceite sobre su cúspide (28:18b), no tenía un animal de sacrificio, pero hizo una libación (Éxodo 29:40-41; Levítico 23:13 y 18) mediante el derramamiento de aceite en la parte superior, literalmente, en la cabeza, de la misma (28:18). Este fue el primer uso de una libación en las Escrituras. Más tarde, bajo la Torá, la libación siempre estaría hecha de vino y simbolizaría alegría. No sería ofrecida sola, sino siempre junto con la ofrenda de olor fragante (Números 15:1-13), especialmente el holocausto que era acompañado de ofrenda de harina. Esto nunca fue ofrecido con las ofrendas por el pecado o la culpa porque no habría alegría para ADONAI en los sufrimientos del Mesías cuando Él fue hecho pecado en la cruz (ver el comentario sobre Éxodo Fb - Los cinco ofrendas del Tabernáculo: Cristo, nuestra Ofrenda Sacrificio).

La configuración de piedras como pilar también se convirtió en importante desde este momento. Y llamó el nombre de aquel lugar Bet-’El, sin embargo, al principio, el nombre de la ciudad era Luz (28:19 BTX).Los memoriales son diferentes de los altares. Ellos se establecieron para recordar que Dios había tratado con el hombre, para que la gente aprendiera acerca de Él cuando le preguntaran: ¿Qué significan estas piedras (Josué 4:6)? Moisés construyó doce pilares de piedra (Éxodo 24:4). Su nombre original: Luz, significa la separación, mientras que Beit-El o Bethel (su nuevo nombre), significa la Casa de Dios. ADONAI nos llama a ser separados del mundo, pero al dejar el mundo entramos en Su casa.454

El voto de Jacob fue otro motivo. Y Jacob hizo un voto solemne diciendo: Si ’Elohim estuviera conmigo y me protegiera en este camino que ando, y me diera pan para comer y vestido para vestir, y yo volviera en paz a casa de mi padre, y YHVH llegara a ser mi Dios (28:20-21 BTX). Más de 27 años después, el Señor le diría a Jacob que volviera a Bethel (35:1).

Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; en otras palabras, este será el lugar donde Jacob volverá a adorar al Señor. Treinta años más tarde Jacob repetirá este solemne acto en el mismo lugar (35:14).

El diezmo era otro motivo: entonces esta piedra que he puesto como estela será Casa de Dios, y de todo lo que me des, de seguro apartaré el diezmo para ti (28:22 BTX). Al igual que su abuelo Abraham, que había dado el diezmo a Melquisedec (14:40), Jacob reconoció que todo lo que tenía pertenecía a Dios. Más tarde, el diezmo se convertiría en una obligación establecida en la Torá (Levítico 27:30; Números 18:21-24). Hoy en día, los creyentes deberían diezmar y esto debería ser hecho con alegría y gratitud, no de mala gana o con una actitud egoísta (II Corintios 9:7). El Nuevo Pacto no contiene mandamientos específicos de las cantidades o porcentajes a dar. Tenemos que apoyar a los que nos alimentan espiritualmente (Mateo 10:5-11; Lucas 9:1-5; Juan 12:6 y 13:29, I Timoteo 5:17-18), pero el porcentaje a dar será determinado por el amor de nuestros propios corazones y las necesidades de los demás. Nosotros no tenemos que asumir el yugo de la Torá.

En el sueño de Jacob, ADONAI vino a la tierra. De hecho, la Biblia a menudo repite este dicho. Pero Dios viene también a otros fugitivos. Esto es, de hecho, el propósito definido del Señor; Él viene al pueblo rebelde para estar con ellos y salvarlos. Cuando El Shaddai finalmente decidió convertirse en persona para buscar y salvar a los perdidos, se le dio el nombre: Dios con nosotros (Mateo 1:23). Ya'akov se vio obligado a responder a la venida de ADONAI, y nosotros también.455

 

< previous page
next page >

Génesis | Exodo | Isaias | Rut | Ester | Jeremias
La Vida de David | Jonas | Judas | La vida de Cristo | Hebreos | Apocalipsis
English | Español | Testimonios | Acerca de nosotros