Volveré a ti sin falta según el tiempo de la vida, y tu mujer Sara tendrá un hijo

Volveré a ti sin falta según el tiempo de la vida, y tu mujer Sara tendrá un hijo

18: 9-15

ESCUDRIÑAR: ¿Cuál es el punto de la visita del Señor con Abraham? ¿Cómo fue el impacto del silencio de ADONAI en Sara? ¿Por qué Sara se rio? ¿Miente? ¿No cree? ¿De qué manera la risa de Sara difiere de la de Abraham?

REFLEXIONAR: Describa un momento en su vida en que sintió el silencio del Señor en su vida. ¿Cómo interpretó usted Su silencio? ¿Qué piensa acerca de Él? ¿Acerca de usted mismo? Cuando estamos viviendo en el silencio de ADONAI, ¿cómo nos desviamos de nuestra verdadera misión? ¿Dónde en su vida Dios le está diciendo, "¿Hay algo demasiado difícil para mí?" O, "podría cambiar este juicio que está pasando, pero sería mejor si usted crece a través de él para que pueda aprender lo que Yo estoy tratando de enseñarle".

El día de Sara finalmente llegó. Esta vez ADONAI apareció como un hombre con dos ángeles que también aparecieron como hombres. Siguiendo la costumbre, Abraham recibió a los tres hombres en calidad de invitados. Si Abraham hubiese estado pensando en la promesa del Señor de un hijo de Sara y él, y de alguna manera la sensación de que los tres ángeles estaban asociados con Su promesa, él hubiera estado en lo cierto.

Como una mujer casada, Sara se mantuvo fuera de la vista, aislado en la tienda, pero alcanzaba a oír la conversación. Tan pronto como los hombres terminaron de comer, ellos de inmediato preguntaron sobre el paradero de Sara, que todavía estaba dentro de la tienda. No era apropiado para la esposa salir y agasajar, sobre todo a tres invitados masculinos. Pero ahora preguntaron sobre ella: ¿Dónde está Sara tu mujer? Abraham respondió: Allí en la carpa (18:9). Aunque todos ellos preguntaron por ella al principio, el Señor mismo hablaría.

Y dijo: Volveré a ti sin falta según el tiempo de la vida, y he aquí que tu mujer Sara tendrá un hijo. Y Sara escuchaba a la entrada de la tienda, pues estaba detrás de él (18:10 BTX). El Señor, sabía que Sara escuchaba, le habló a ella hablando con Abraham. Él declaró: sin falta según el tiempo de la vida cuando se cumpla la promesa. La promesa fue que tu mujer Sara tendrá un hijo. Antes de que la conversación terminara, el Señor mismo estaba hablando directamente a Sara.

El narrador se limita a señalar los hechos biológicos. Abraham y Sara eran ya bastante ancianos, y Sara ya había dejado de menstruar (18:11). Ella era estéril desde que era joven y ya había entrado en la menopausia. Desde un punto de vista humano, era imposible que ella diera a luz un hijo. No es un mero ángel quien podría cumplir tan milagrosa promesa. Sólo el Señor mismo podría traer este milagro.

El propósito de la visita divina era llamar a Sara en la plena posesión de las promesas del pacto. En el capítulo anterior, Dios había sido muy específico; fue Sara, quien daría a luz al hijo de la promesa (17:16, 19, 21). La respuesta de Abraham, como la de Sara aquí, había sido la risa (17:17). Y como recordatorio de sus risas, los nuevos padres orgullosos nombrarían el niño Isaac (en hebreo: Yitz'hak), o el ríe.

No se nos dice si Abraham había informado a Sara de la intención de Dios de darle un hijo después de todos esos años (17:19). Si no lo hubiera hecho, su reacción a esta noticia habría sido ciertamente comprensible. Pero incluso si Abraham la hubiera preparado, ella, apenas se atrevería a creer que después de años de esterilidad, y mucho más allá de la edad de la maternidad a los 90 años, ADONAI ahora le concedería el regalo de un hijo.302

Y se rió Sara en sus adentros, diciendo: ¿Después de mi menopausia he de tener placer, siendo mi señor anciano? (18:12). Así que Sara pensaba: "Esto es completamente ridículo. Ahora, ¿qué tipo de risa es esta? ¿Fue esta una risa burlona? No, creo que esta risa dijo: Esto es demasiado bueno para ser verdad. Estoy seguro que la mayoría de nosotros hemos tenido experiencias de este tipo. El Señor ha sido muy bueno con nosotros en cierta ocasión que acabamos riendo. Algo ocurrió que era demasiado bueno para ser verdad, y esa fue la forma en que Sara se rio.303

Sin embargo, Aquel que estaba al otro lado de la puerta de la carpa sabía que ella se rio, Él sabía de su escepticismo, pero también sabía todo acerca de su dolor y su incredulidad. Sara estaba tan derrotada por sus circunstancias que se había olvidado del poder de El Shadai. Él la había llevado hasta el final de sus esperanzas, para llevarla consigo. Por extraño que parezca, la única cosa que ayudó a fortalecer su fe fue la pregunta del Señor: ¿Por qué se ha reído Sara así, diciendo: ¿Es cierto que daré a luz cuando ya soy vieja? (18:13 BTX) Este hombre no podía verla ni oírla porque ella había reído en silencio dentro de sí misma. Ella debió de darse cuenta rápidamente de que éste era el Señor mismo, para que Él sepa estas cosas. Siendo ese el caso, tal vez ella sería capaz de ver esta promesa milagrosa después de todo.304 El Brit Hadashah (Nuevo Pacto) honra con razón a Sara. Por fe, a pesar de la esterilidad de Sara, recibió vigor para engendrar simiente aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel el que había prometido (Hebreos 11:11 BTX).

El problema era que Sara había puesto su vida en pausa, en algún lugar entre la fe y la desesperación. Ahí es donde muchos de nosotros pasamos tiempo. Atrapado en algún lugar en el medio, anhelando ver la mano del Señor en nuestras vidas, tratando de encontrar nuestro lugar en Sus propósitos, luchando por poner un pie delante del otro y mantenernos en movimiento. Diariamente nos enfrentamos a nuestra impotencia para cambiar aquellas cosas que más nos preocupan, no hay escapatoria al hecho de que, si bien nada es demasiado grande para ADONAI, Él no está en contra de mantenernos esperando.

Carolyn James, en su libro Lost Women of the Bible (Mujeres Perdidas de la Biblia) ofrece estas ideas. ¿Qué vamos a hacer con esto? ¿Cómo lo hacemos cuando alguna pieza importante de nuestra vida no se encuentra o está rota? ¿Vamos a poner nuestras vidas en pausa y esperar a que Él finalmente haga a través de nosotros? ¿Es así como se supone que vivamos? ¿Cuánto de nuestras vidas dejamos escapar mientras nuestros dedos inquietos esperan por graduarse, casarse, tener un hijo, comprar una casa o conseguir ese trabajo que siempre hemos querido? ¿Qué hacemos en esos largos tramos en que la vida se detiene por el silencio del Señor, cuando día tras día estamos viendo los mismos problemas, y un mismo corazón sin cambios, el mismo cuerpo sin sanar?

Sara tuvo un montón de errores. Ella puso su vida en pausa. Vio escapar un montón de años preciosos creyendo que había fracasado como mujer. Después de todo, en su cultura una verdadera esposa daba a su marido hijos. Una esclava incluso usurpó su identidad como esposa. ADONAI no parece querer su vida. Ella no vio su lugar en las cosas grandes que el Señor estaba haciendo por Abraham...hasta entonces.

¿Acaso hay algo imposible para YHVH? En el momento señalado volveré a ti, según el tiempo de la vida, y Sara tendrá un hijo (18:14 BTX). Entonces Sara se rio y apareció una de las grandes afirmaciones de la Escritura: ¿Hay algo imposible para YHVH? La palabra hebrea para imposible es palá (o pele) y significa maravilloso o extraordinario. Es una de esas palabras hebreas que sólo se utiliza para ADONAI, nunca se usa para la humanidad (Jueces 13:18; Salmo 139:6; Isaías 9:6; 28:29). Así que, literalmente, el Señor está diciendo: ¿Hay algo demasiado maravilloso para Mí? Jesús lo dice de esta manera: Para con los hombres es imposible, pero para con Dios, todas las cosas son posibles (Mateo 19:26 BTX). Este es un pasaje difícil para los Judíos, porque ellos no creen que uno de los tres ángeles era el Señor. Por lo tanto, los rabinos enseñan que uno de los ángeles no se limitó a dar su bendición a Abraham, sino que también trajo sus saludos a Sara.

Dios no se estaba riendo. Pero en lugar de reprender a Sara por su incredulidad, el Señor le recordó amablemente que Aquel que conocía su nombre y escuchó sus pensamientos más íntimos era capaz de hacer que se cumplieran. Sus largos años de decepción y tristeza estaban a punto de terminar, ya que nada es demasiado difícil para el Señor. Ya era hora de que ella reclamara su papel en las promesas del pacto, y se preparara para ser la madre de las naciones (17:16).305 Luego ADONAI reafirma Su promesa: volveré a ti, según el tiempo de la vida, y Sara tendrá un hijo (18:14b).

Sara tenía miedo, sabiendo que el Señor había discernido correctamente su risa y los pensamientos en incredulidad silenciosa. Sin embargo ella, agregó a su problema cuando dijo: "No me he reído." Pero el Señor, de pie frente a ella, dijo: "Sí, te has reído" (18:15). La conversación termina rápidamente. Abraham escucha, pero no se involucra. ¿El Señor nombró a su hijo el ríe como un castigo porque ellos se reían? ¡De ningún modo! Sería un recordatorio constante de que nada era difícil para el Señor. ¡Qué alegría sería un poco de risa para ellos!

¿Hay algo demasiado difícil para el Señor? Esta pregunta retórica no nos presenta una promesa para reclamar, pero si un atributo para abrazar, una fe a aspirar, y una esperanza para sostenernos. Cuando nos enfrentamos a situaciones difíciles, no podemos reclamar este versículo como una promesa que Cristo cambiará nuestras circunstancias. Él es capaz de hacer eso, pero tal vez la cosa MAS difícil de hacer es que nos ayude a aceptar nuestras circunstancias y crecimiento a través de ellas.

En 1967, la adolescente Joni Eareckson cayó en picada y le cambió la vida para siempre. Su historia ha sido contada muchas veces, pero hay un punto importante que no se dice a menudo; que nos da una visión importante de cómo Jesús obra en nuestras circunstancias. Su cuerpo roto en un primer momento la llevó a la negación y la amargura. Cuando Joni empezó a enfrentarse a su parálisis, fue alentada por algunos amigos que tenían la fe de que el Mesías podía milagrosamente sanarla. Después de todo, nada es demasiado difícil para el Señor. Mientras exploraba esta fe, luchó con la diferencia entre la fe que Él podría sanarla a ella y la fe en que Él la sanaría. ¿Haría falta tanta fe para creer que el Señor iba a sanar su espíritu sin la curación de su cuerpo y usarla para Su servicio con independencia de sus limitaciones? ¿Yeshua no hace una cosa difícil cuando utiliza a cualquiera de nosotros a pesar de nuestras limitaciones?

Si usted le decía a Joni entonces hace 30 años que en el futuro iba a ser una artista conocida internacionalmente, autora de más de 25 libros (traducidos a 33 idiomas), y una oradora inspirada cuyas transmisiones de radio son actualmente transmitidas por unas 800 estaciones diariamente, ella pudo haber considerado que hacer eso sería un logro mucho más difícil para el Señor que la curación de su parálisis. Si le hubiera dicho a ella que, además, se producirían una serie de discos y cintas de video y fundaría un ministerio para y por las personas con discapacidad que la pondría en el centro de la atención nacional e internacional, como portavoz, ella pudo haber pensado que la sanidad era la salida fácil para el Señor. Como resultado, la fe de Joni que ella podía ser transformada fue mucho más usada por Yeshua que su fe en que podía ser curada.

Debemos tener cuidado que así como aceptamos por fe de que nada es demasiado difícil para el Señor, no empecemos a imponer a Dios que es lo difícil que debería hacer. Él tiende a tener cosas en mente que van mucho más allá de lo que somos capaces de pedir o incluso pensar.306

 

< previous page
next page >

Génesis | Exodo | Isaias | Rut | Ester | Jeremias
La Vida de David | Jonas | Judas | La vida de Cristo | Hebreos | Apocalipsis
English | Español | Testimonios | Acerca de nosotros