Entonces el Señor le dijo a Noé: Entra en el arca, porque te he encontrado justo

Entonces el Señor le dijo a Noé: Entra en el arca, porque te he encontrado justo

7: 1-5

ESCUDRIÑAR: Dada la violencia sin límites, la corrupción generalizada y la pesada presión del grupo sobre Noé, ¿que podría haber pensado Noé cuando ADONAI le dijo que construyera el arca? ¿Cuál cree usted que fue el mayor obstáculo para el cumplimiento de la tarea? ¿Cómo perseveró Noé cuando las cosas se pusieron difíciles? ¿Qué dicen las acciones de Noé acerca de su carácter (Hebreos 11:1 y 7)?

REFLEXIONAR: ¿Qué es lo más difícil que ADONAI le está pidiendo que haga? ¿Qué obstáculos se interponen en su camino? ¿Cómo ayuda la promesa de ADONAI en la situación de Noé para la superación de los obstáculos que usted enfrenta?

En estos versículos el nombre de Dios cambia exclusivamente a ADONAI, porque Él es el Dios de la redención y la misericordia, porque Él salvará a Su pueblo físicamente, como Cristo nos salva espiritualmente. De todos aquellos en el arca, ninguno se perdió.

Dios le había dicho a Noé ciento veinte años antes asegurándole que el Diluvio vendría en la fecha prevista, dándole instrucciones en relación con el arca y los animales. No había vuelto a tener noticias del cielo, pero Noé se mantuvo fiel, sin duda, obedeciendo los mandamientos de ADONAI. Con toda la urgencia posible, predicó acerca del juicio venidero, año tras año, pero sin éxito. No hubo conversos. Ambos, los descendientes de Caín y Set murieron en el Diluvio.

Finalmente el arca fue terminada y todos los animales fueron reunidos. Los ciento veinte años se cumplirían en unos días, y el abuelo Matusalén, que había servido al Señor mas tiempo que cualquier persona que alguna vez hubiera vivido, estaba en su lecho de muerte. Luego, después de más de un siglo de silencio, ADONAI habló una vez más a Noé.116

A este arca el hombre fue invitado a venir. Entonces Jehová dijo a Noé: Entra en el arca tú con toda tu familia (7:1). Este es el primer "tiempo de venir" que se encuentra en las Escrituras. ADONAI ya estaba adentro porque había dicho vengan. Algunas traducciones usan aquí la palabra ir, pero el idioma hebreo ve la acción desde el punto de partida. Si se usara la palabra ir implicaría que ADONAI estaba enviando a Noé lejos de Él; pero mediante el uso de la palabra venir; implica que Él estaría presente con Noé. Jesús dice en primer lugar a cada uno de nosotros: Ven y mira (Juan 1,38-39). Entonces les dice: Ven y sígueme (Marcos 1:17). Finalmente, Él dice: Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar (Mateo 11:28).

ADONAI habló a Noé. Fue a través de la misericordia de ADONAI que Noé y su familia se salvaron. Los rabinos enseñan que esto indica que el Señor en Su misericordia aceptaría el sacrificio de la destrucción de la creación y daría otra oportunidad de vida. Según la interpretación rabínica, la palabra ADONAI apunta a su misericordia y la palabra Elohim señala Su justicia.

Ocho personas entrarían en el arca, pero fue a causa de Noé que se les permitió entrar. En declaraciones a Noé, ADONAI decía: Entra en el arca con toda tu familia, porque tú eres el único hombre justo que he encontrado en esta generación (7:1 NVI). Dios el Padre ve a Noé como justo. Pero ¿Noé no tuvo una naturaleza pecadora como todos los otros seres humanos en ese momento? Por supuesto que sí. Entonces, ¿qué hizo a Noé justo? Fue justo por la fe. ¿Cómo fue Noé fiel? Por la fe Noé, advertido sobre cosas que aún no se veían, con temor reverente construyó un arca para salvar a su familia. Por esa fe condenó al mundo y llegó a ser heredero de la justicia que viene por la fe (Hebreos 11:7). Si usted es un creyente, usted es visto justo delante de Él, por fe.

Esta es la segunda vez que Noé se dice que es justo al contrario de casi todo el mundo (6-9). Y como su justicia le llevó a obedecer al Señor; el Señor también señala que salvó a su familia y a él porque lo había encontrado justo.117

A continuación se detallan los animales. De todos los animales puros, lleva siete machos y siete hembras (7:2a). Tomó siete de cada tipo de animal limpio porque iban a ser ofrecidos en sacrificio (8:20). Pero, ¿cómo supo Noé distinguir animales limpios de animales inmundos? Este es el libro del Génesis, el libro de Levítico aún no había sido escrito. Noé sabía porque el Señor le había enseñado la diferencia a Adán y Adán pasó esa información a sus dos hijos, Caín y Abel. Así es como Abel sabía cuál era una ofrenda agradable al Señor y fue bendecido. Y así también Caín tuvo que rendir cuentas al Señor por una ofrenda inaceptable y fue maldecido. Así que había una tradición oral del sistema levítico, mucho antes de que existieran las leyes escritas en Levítico 11:2-23.

Noé tomó de cada especie de animal impuro, un macho y su hembra (7:2b).

Lleva también siete machos y siete hembras de las aves del cielo, para conservar su especie sobre la tierra. El número siete continúa ocupando un lugar destacado en esta sección. Además de las siete parejas de cada especie de animal limpio, había siete días entre la orden del Señor para entrar en el arca y Su envío de la lluvia sobre la tierra. El propósito de todo esto era conservar toda la especie viva en la tierra (7:3).

El momento del Diluvio se ve en el siguiente versículo. Porque dentro de siete días haré que llueva sobre la tierra (7:4a). Durante siete días, el mundo podría haber llamado a la puerta del arca, y francamente, podría haber llegado a Dios y los habría salvado. Todo lo que tenían que hacer era creer.118 Esta fue la primera lluvia en la historia humana. Según la tradición rabínica la razón del retraso de siete días fue para permitir siete días de luto por Matusalén, que acababa de morir. Entonces la lluvia duraría cuarenta días y cuarenta noches. Este período de tiempo se utiliza a menudo en los períodos críticos de la historia del pueblo de Dios. Moisés permaneció en el monte Sinaí durante cuarenta días y cuarenta noches (Éxodo 24:18), y el Señor le dio las dos tablas de piedra de la alianza en la que los Diez Mandamientos fueron escritos (Deuteronomio 9:11). Jesús ayunó durante cuarenta días y cuarenta noches en el desierto (Mateo 4:2), y el diablo lo tentó tres veces (Mateo 4:3-11).119

Entonces el Señor le dijo a Noé: así borraré de la faz de la tierra a todo ser viviente que hice (7:4b). Si el Señor hubiera querido decir una inundación localizada, Él no habría utilizado esta frase: la faz de la tierra, que exige un Diluvio en todo el mundo. Estas son las últimas palabras registradas de ADONAI a Noé hasta después del Diluvio. Un año y diecisiete días más tarde, el Señor dirá: Sal del arca (8:16). Durante ese tiempo, Dios estuvo en silencio. Fue un momento de paciente espera de Noé y su familia.

Es de suponer que el escritor del Génesis podría haber añadido un montón de detalles sobre la construcción del arca de Noé, y la reunión de los animales, pero no lo hizo. La hazaña de Noé se condensa en estas pocas palabras: Noé hizo todo de acuerdo el SEÑOR le había mandado (7:5). El autor se centra en este hecho, Noé fue obediente. En su máxima capacidad, fue obediente. Esa debe ser nuestra meta también. En nuestra máxima capacidad, debemos esforzarnos por ser obedientes y hacer todo lo que el Señor nos manda. No es que tengamos que ser perfectos, porque no lo somos. Pero con la ayuda del Espíritu Santo, podemos ser Sus hijos obedientes.

 

< previous page
next page >

Génesis | Exodo | Isaias | Rut | Ester | Jeremias
La Vida de David | Jonas | Judas | La vida de Cristo | Hebreos | Apocalipsis
English | Español | Testimonios | Acerca de nosotros