Él te aplastará la cabeza y tú le herirás en el talón

Él te aplastará la cabeza,

 y tú le herirás en el talón

3: 14-15

ESCUDRIÑAR: ¿Por qué Dios maldice a la serpiente? ¿Qué había hecho? ¿La cabeza de quién será aplastada? ¿El talón de quién será mordido?

REFLEXIÓN: A partir de este pasaje, ¿cómo definiría el pecado y sus consecuencias? ¿Hay alguna buena noticia? ¿Es Dios justo o arbitrario en sus juicios? ¿Por qué?

Porque Dios es justo, Él tiene que juzgar el pecado; y porque el Señor es amoroso, le da gracia a los pecadores. No es de extrañar, entonces, que la justicia y la gracia se entremezclan en cada caso cuando el Señor Dios juzga a la serpiente, a la mujer y al hombre.64 La prosa aquí da paso a la poesía como en 2:23 y en todos los oráculos de juicio general. A la serpiente no se le hace ninguna pregunta. A diferencia de Adán y Eva, no se le da la oportunidad de confesar, sólo escucha su sentencia.65

Cuando Dios el Señor dijo entonces a la serpiente: Por causa de lo que has hecho, es decir porque has engañado a la mujer, la serpiente fue maldecida porque permitió ser utilizada por Satanás (3:14a). En el relato de la creación, Dios bendijo tres veces, en 1:22, 1:28 y 2:3, y aquí, en este contexto Él maldecirá tres veces: a la serpiente en 3:14, a la tierra en 3:17 y a Caín en 4:11. Normalmente a un animal no se le hace moralmente responsable de sus acciones. Sin embargo, si causa daño a la humanidad, tiene que sufrir las consecuencias (Génesis 9:5, Éxodo 21:28). Se supone que los animales deben servir a la humanidad y cuando esto se viola, incurren en el juicio de Dios. Hay tres consecuencias para la serpiente.

La primera consecuencia para la serpiente es que ¡maldita serás entre todos las animales tanto domésticos como salvajes! (3:14b) Anteriormente, la serpiente era más astuta que todos los animales del campo (3:1), pero después de participar en la caída: maldita serás entre todos los animales. Los rabinos enseñan que la serpiente tiene un largo período de gestación (que en la tradición rabínica es de siete años de duración), y fue atacada por la lepra. Así que las grietas en la piel de la serpiente son signos de su lepra. Ellos enseñan que la serpiente no se curará hasta en los días del Mesías, porque la lepra está asociada con el juicio divino.

La segunda consecuencia de la maldición de la serpiente fue: Te arrastrarás sobre tu vientre, todos los días de su vida (3:14c). Cualquiera que haya sido su belleza o su postura antes de la caída, a partir de entonces el arrastrarse sobre su vientre será objeto de temor y aversión para todos.

En tercer lugar, Dios dijo: comerás polvo todos los días de tu vida (3:14d). Esta no es una orden que debe ser obedecida, sino una declaración de hecho. Esta es la forma en que sería a partir de ese momento. Obviamente, las serpientes no comen polvo. Sin embargo, en la terminología hebrea, comer polvo era una forma de hablar de ser maldecido por encima de todas las criaturas (Isaías 65:25; Miqueas 7:17). Además, es una forma de hablar de los enemigos derrotados (Salmo 72:9, Isaías 49:23). Así que Elohim está usando “comer el polvo” en sentido figurado de ser maldecido y ser derrotado.

Los rabinos enseñan que la serpiente fue maldecida con diez maldiciones. En primer lugar, los ángeles le cortaron las manos y los pies, porque trajo la muerte al mundo. En segundo lugar, hasta la caída, comió el alimento espiritual, pero después iba a comer el polvo de la tierra. En tercer lugar, en lugar de ser el rey de los animales, sería maldita entre todos los animales. En cuarto lugar, siempre sería leprosa. En quinto lugar, cada siete años sería despojada de su piel con dolor. En sexto lugar, habrá odio entre la serpiente y la mujer. En séptimo lugar, un hombre puede aplastar la cabeza de una serpiente, y en represalia, la serpiente puede morder la cabeza del hombre. En octavo lugar, el veneno de la boca de la serpiente arderá. Noveno, sufrirá la muerte. En décimo lugar, cuando llegue el Rey Mesías, todo el mundo será sanado a excepción de la serpiente, que continuará comiendo del polvo incluso en el Reino Mesiánico. Mientras 3:14 se refiere a la serpiente, el enfoque cambia en el siguiente versículo.

3:15 es un ejemplo de doble referencia, que se refiere a una persona o evento, en este caso la serpiente, seguido por una segunda persona, aquí Satanás, combinado todo ello de tal manera que forman una imagen completa. Hay cuatro consecuencias para el mismo Satanás.

En primer lugar, la descendencia de Eva sería la Simiente de la mujer, y la humanidad se salva por medio de Él. Elohim nunca abandonó Su proyecto original. Nunca rechazó su plan para que los hombres y las mujeres lleven Su imagen. La victoria de Satanás en el jardín no sería la última palabra. La catástrofe espiritual de Eva se deshace por la liberación espiritual, la maternidad de María, haciendo posible la salvación para todos (I Timoteo 2:15). Debido a esto, Dios pondría enemistad u odio, entre Satanás y la mujer. El maligno odia al Santo. Satanás odia la idea de que cualquiera sea salvo, y la salvación de Eva eventualmente quedaría asegurada porque Dios prometió salvación a través de Jesucristo, La Simiente de la mujer. Este es un lenguaje importante porque normalmente el descendente (NIV) se señala como la simiente o semilla (RV) de sus padres. Sabemos que la mujer no tiene semilla. Así que este debe ser un nacimiento sobrenatural, como fue predicho en Isaías 7:14. Esto parece ser una referencia al nacimiento virginal de Cristo. Él era el descendiente de una mujer en un sentido particular, pero Dios era Su único Padre (Lucas 1:34-35) .66

En segundo lugar, habrá conflicto continuo entre la serpiente y su simiente y la Simiente de la mujer. Hay dos semillas aquí, la batalla es entre la simiente de Satanás y la de ella. Todos los hombres y las mujeres no son hermanos y hermanas. Eso es una mentira de la boca del infierno. Sólo hay dos familias en el mundo de hoy, la familia de Dios y la familia de Satanás. Y si usted no está en una, entonces está en la otra. El odio entre estas dos familias se transmite hacia abajo en toda la historia humana, comenzando con Caín y Abel (Mateo 13:37–40, 1 Juan 3:8-12), y continuando hasta el final de los tiempos (Apocalipsis 12:17). La semilla de Satanás consiste en aquellos que deliberadamente y con mucho gusto se ponen contra de la Simiente de la mujer (Jesucristo). Ellos son de su padre el diablo (Juan 8:44), que es el espíritu que ahora ejerce su poder en los que viven en desobediencia (Efesios 2:2). En contraste, las simientes (decendientes) de la mujer se refiere a aquellos que creen en Dios y cuya fe se le cuenta por justicia para ellos (Génesis 15:6). A aquellos se les dio derecho de ser hijos de Dios (Juan 1:12-13). Detrás de la escena, Satanás, el destructor de almas, se opondrá a Cristo, el Salvador del mundo. Pero primero habrá un período de conflicto y de victoria, incluso aparente por parte de Satanás.

En tercer lugar, la simiente de la mujer sufriría. Satanás morderá el talón de Cristo. Esto ocurrió en la cruz (Isaías 53:5). Ahora, ser mordido en el talón es muy doloroso, pero no fatal. El lenguaje figurado aquí, se basa en la forma en que las serpientes son muertas en Medio Oriente. Se las toma por la cabeza y se le aplasta. La imagen que se transmite es que el talón del Mesías ha de venir sobre la cabeza de Satanás. Pero la serpiente, controlada por Satanás, se lanza hacia arriba y muerde el talón del Mesías, causando dolor, pero no la muerte. Mientras tanto, el talón sigue bajando y aplasta la cabeza de Satanás. La gran promesa de este versículo ha sido conocida como el protoevangelio, o el primer evangelio, con la promesa de la venida final y la victoria del Señor Jesucristo. Este es el lugar lógico para poner el evangelio porque el capítulo 3 contiene los orígenes del pecado humano y el propósito de la venida del Mesías era ocuparse del pecado (ver Lw - El testimonio de las estrellas).

En cuarto lugar, el Salvador obtendrá la victoria final. La bendición más grande que se encuentra en la maldición, es que la Simiente de la mujer, el Mesías, va a aplastar la cabeza de Satanás. Esto se hizo mediante la muerte y resurrección de Cristo (Hebreos 2:14-18). Pablo (o rabino Saulo), en Romanos 16:20, ve el aplastamiento de la cabeza de Satanás, como siendo todavía en el futuro. Así que la trituración final sólo llegará cuando Satanás sea arrojado al lago de fuego y azufre (Apocalipsis 20:10). La sentencia de castigo sobre el hombre y la mujer por su pecado fue pronunciada solo después de haber sido presentada la perspectiva de la victoria final.67 Luego Dios se dirige a la mujer para el juicio.

 

< previous page
next page >

Génesis | Exodo | Isaias | Rut | Ester | Jeremias
La Vida de David | Jonas | Judas | La vida de Cristo | Hebreos | Apocalipsis
English | Español | Testimonios | Acerca de nosotros