La bendición de Jacob

27: 1-40

En el Tanaj, la bendición patriarcal final era mucho más que una oración por el futuro de los hijos. Más bien, la bendición de hecho jugó un papel importante en la determinación del destino de sus descendientes, como la bendición de Jacob de sus hijos cerca del final de Génesis. (Capítulo 48 a 49). Por lo tanto, la bendición era un derecho encomendado al padre en el que se guiaba por la gracia de ADONAI de otorgar bienes espirituales y materiales, todo lo cual era irrevocable. En lugar de una oración, la bendición final era más como una profecía, el cumplimiento de la cual fue asegurada por Dios mismo.429

En ninguna parte, quizás, la verdadera naturaleza de la Biblia es más clara que en este capítulo. La historia se cuenta en toda su desnuda simplicidad. Cuando algunas personas leen estos versos, muchos piensan que Jacob robó los derechos de Esaú. Pero en este punto, la Biblia dice claramente que el Señor había escogido a Jacob para ser el hijo de la Semilla, y Esaú ya había vendido su primogenitura a su hermano menor. Si alguien estaba tratando de robar la bendición, este era Esaú. Aunque parece que los actores humanos están en control de la acción, en el análisis final, podemos ver que ADONAI está trabajando detrás de la escena todo el tiempo para llevar a cabo Su voluntad. El Señor tenía un plan para la vida de Jacob, y ese plan no pudo ser impedido por la acción de Isaac o Esaú, ni podría ser ayudado por la inteligencia de Rebeca.430

Demasiadas familias en las naciones y en las congregaciones de Dios están paralizadas por el conflicto. También tenemos familias disfuncionales espiritualmente. Uno de los factores más importantes que contribuyen a la disfunción espiritual es el conflicto. Yo no estoy hablando de las diferencias de opinión o situaciones disciplinarias, sino de conflictos de personalidad que han resultado de hecho o supuestas fallas, deficiencias, injusticias, o negligencia. Hermanos y hermanas se distancian; los niños son marginados o rebeldes; los suegros encuentran fallas, constantemente se instalan cuñas entre las relaciones; esposas regañonas; y los maridos están distantes. ¿Cómo puede crecer una familia unida espiritualmente en el clima de ese conflicto? Sólo resolviendo y superándolo. Muchos dirían que esto es imposible. Los conflictos son tan profundos y han existido durante tanto tiempo que parecen más allá de cualquier posible resolución. Pero ADONAI es un Dios que puede resolver los conflictos familiares.431 Jesús nos dice hoy: En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo (Juan 16:33).

Desde 27:1 a 28:5 hay un paralelismo, donde la primera letra es la antítesis de la segunda letra.

A Isaac y Esaú, el hijo de la bendición (27:1-5)

B Rebeca envía a Jacob a Isaac (27:6-17)

C Jacob aparece ante Isaac y recibe la verdadera bendición (27:18-29)

C Esaú aparece ante Isaac y recibe la bendición vacía (27:30-40)

B Rebeca envía lejos a Jacob de Esaú (27:41-45)

A Isaac y Jacob, el hijo de bendición (27:46 a 28:5)

 

< previous page
next page >

Génesis | Exodo | Isaias | Rut | Ester | Jeremias
La Vida de David | Jonas | Judas | La vida de Cristo | Hebreos | Apocalipsis
English | Español | Testimonios | Acerca de nosotros