Los tres visitantes de Abraham

18: 1-8

ESCUDRIÑAR: ¿Quiénes fueron los tres visitantes? ¿Cómo los conocemos? ¿Cómo pueden los ángeles aparecer como hombres? Incluso siendo obligatoria la hospitalidad con los extraños en el Cercano Oriente, ¿cómo Abraham fue la milla extra con sus tres visitantes? ¿Por qué está el tan apurado?

REFLEXIONAR: ¿A quién puede usted servir en el nombre del Mesías esta semana? ¿Tiene usted un sentido de urgencia acerca de su ministerio? ¿Qué pruebas hay de ello? ¿Cómo está usted ansioso por escuchar lo que el Señor tiene que decirle? ¿Está de pie lo suficientemente cerca de ADONAI que puede oír Sus susurros (I Reyes 19:12)?

Después se le apareció YHVH en el encinar de Mamre estando él sentado a la puerta de la tienda en el más intenso calor del día (18:1 BTX). Los rabinos enseñan que Dios vino a visitarlo mientras se estaba recuperando de la circuncisión (17:9-14). El lugar fue el encinar de Mamre, mientras él estaba sentado, al parecer, en oración y meditación, en la puerta de su tienda en el más intenso calor del día, o al principio de la tarde.

Y alzando sus ojos, miró, y he aquí tres varones erguidos frente a él. En cuanto los vio, corrió a su encuentro desde la puerta de su tienda y se postró a tierra (18:2 BTX). Abraham alzó la vista (18:2a). Hay tres lugares en el Génesis donde Abraham alzó la vista. Son algunos de los momentos más importantes de su vida. La primera es cuando el Señor le dijo: Alza ahora tus ojos y mira del lugar donde estás hacia el norte y hacia el Neguev, y hacia el oriente y hacia el mar, porque toda la tierra que tú ves te la daré a ti y a tu descendencia para siempre (13:14b-15). El segundo es aquí donde Abraham alzó la vista y vio al Señor y dos ángeles. Y la tercera será cuando ADONAI proveerá un carnero trabado en un zarzal (22:13-14). En cada una de estas ocasiones las palabras son muy significativas.

Para su sorpresa, y he aquí tres varones erguidos frente a él (18:2a). El lector sabe que uno de estos tres hombres es realmente Jesús el Cristo pre encarnado, y los otros dos hombres serán posteriormente identificados como ángeles (19:1). Los rabinos enseñan que estos eran solo tres ángeles. Ellos enseñan que uno iba a traer la noticia a Sara de que iba a dar a luz a un hijo, el segundo para derrocar a Sodoma, y el tercero para curar a Abraham. Aunque no había nada en la apariencia externa de los tres desconocidos que sugiriera que habían venido del cielo, Abraham de alguna manera intuía que eran visitantes muy especiales, para ser utilizados por ADONAI de alguna manera para responder sus oraciones.298

En cuanto los vio, corrió a su encuentro desde la puerta de su tienda y se postró a tierra (18:2b). La frase se postró a tierra es en realidad la palabra hebreo shakjá shachath), la palabra usual para adoración. De hecho, esta es la primera vez que se utiliza en las Escrituras. Toda su forma sugiere un sentido de urgencia. A pesar de que era costumbre ser muy hospitalarios con los invitados, esto era claramente más que la hospitalidad normal. Abraham realmente trató a estos hombres como a la realeza.

y exclamó (Abrahamallíder): Señor mío, si he hallado gracia ante tus ojos, te ruego que no pases de largo junto a tu siervo (18:3). Ahora Adonai, que es uno de los nombres de Dios, significa Aquel que reclama obediencia y servicio. Pero el mismo nombre se usa como un título de respeto para los hombres, así que esto no tiene por qué probar que Abraham lo reconoció como el Señor. Sin embargo, el podría haber sospechado que aquel desconocido era el Señor por la forma en que actuó. Así que el nombre Adonai, habría sido adecuado en cualquier caso. Además, si Abraham tenía sospechas acerca de si era el Señor, ellas desaparecerían muy pronto.

Debido a que los rabinos no creen que uno de ellos era ADONAI han llegado a tres opciones para moverse por lo obvia. La primera opción de los rabinos es que Abraham está simplemente dirigiéndose al líder de los tres ángeles, por lo que la palabra no implica deidad. La segunda opción es que Abraham estaba realmente orando a Dios mismo antes de atender a sus huéspedes. La tercera opción es que Abraham reconoció que eran ángeles, y por lo tanto, los llamó a ellos por el nombre de su Maestro, o Señor.

Haré que les traigan un poco de agua para que ustedes se laven los pies, y luego podrán descansar bajo el árbol. Ya que han pasado por donde está su servidor, déjenme traerles algo de comer para que se sientan mejor antes de seguir su camino. ¡Está bien, respondieron ellos, hazlo así! (18:4-5). No sería apropiado que ellos se fueran sin participar de su hospitalidad. Tenemos la sensación de que Abraham se apura para atender con mucha cortesía de modo que pudiera aprender lo que los visitantes tenían que decir.

Abraham se apresuró a entrar en la tienda de Sara, y dijo: ¡Toma pronto tres medidas de flor de harina, amásalas y haz tortas! (18:6 BTX). Este es el comienzo de una tradición, tanto en las culturas judía y árabe: tres medidas de flor de harina constituyen un sacrificio de comunión. En la tradición judía es sin levadura. En I Samuel 25:18 nos dice que Abigail hizo provisiones suficientes para David y sus soldados con cinco medidas de grano tostado. La zanja que Elías cavó alrededor de la base del altar en el monteo Carmelo, que después se llena con doce jarras de agua, era lo suficientemente grande para contener dos medidas de semilla (I Reyes 18:32).299 Estas dos referencias sugieren que las tres medidas de Sara era una cantidad muy grande para sólo tres hombres.

En seguida, corriendo hacia la vacada, Abraham (personalmente) tomó un becerro tierno y bueno, y se lo dio al mozo, y éste se apresuró a aderezarlo (18:7 BTX). Esto muestra que Abraham iba mucho más allá de lo mínimo de la hospitalidad.

Juntamente con el becerro que había aderezado, tomó también cuajada y leche y lo presentó ante ellos, y mientras él se mantenía en pie junto a ellos debajo del árbol, ellos comían (18:8 BTX). Luego tomó también cuajada y leche (guarniciones para realzar el sabor de la carne y para disminuir su sed. 300) Debido a que esto fue antes de los mandamientos de la Torá, Abraham sirvió tanto leche como carne juntas. Hoy esto está prohibido por la ley rabínica, los judíos deben separar los productos lácteos de los productos cárnicos, como los rabinos enseñan que la Tora ha existido siempre tienen que llegar a una explicación aquí. Dicen que Abraham sirvió tanto leche y manteca tan pronto como se preparó, entonces después sirvió la carne de la pantorrilla. y mientras él se mantenía en pie junto a ellos debajo del árbol, ellos comían (18:8b). Este es uno de los aspectos más parecido a los humanos del Señor en todo el TaNaJ. El no apareció en la forma de una visión, como en el capítulo 15, ni fue en la forma de una palabra hablada, como en el capítulo 17. Era una aparición divina como Invitado, que hace de este un momento de amistad y compañerismo del Señor con Abraham.

Puede parecer extraño que los ángeles comieran alimentos humanos. Ellos no tienen que hacerlo, pero es evidente que es posible para ellos hacerlo. Para comunicarse con la humanidad, ellos con frecuencia aparecen en las Escrituras como hombres. Esta apariencia no es un aspecto fantasmal insustancial, sino en todos los sentidos físico y real. No hay manera de explicar cómo sucede esto. Los ángeles son espíritus (Hebreos 1:14), pero evidentemente ADONAI les permite a ellos aparecer en forma humana cuando es necesario. Probablemente es algo así como la aparición de Yeshua a Sus apóstoles cuando: ellos entonces le presentaron parte de un pez asado. Y tomándolo, lo comió delante de ellos (Lucas 24:42-43). El Señor mismo enseñó que, en la resurrección, nosotros mismos seremos como los ángeles en el cielo (Mateo 22:30); y es una indicación de que las actividades en la Nueva Jerusalén incluirán comer (Apocalipsis 22:2 y 14).301

Como Abraham estaba junto a estos tres visitantes, el estaba muy ansioso por saber a qué habían venido. Él había estado pensando en la promesa de ADONAI de un hijo para él y Sara, y de alguna manera intuía que ellos tenían algo que ver con Su promesa.

 

< previous page
next page >

Génesis | Exodo | Isaias | Rut | Ester | Jeremias
La Vida de David | Jonas | Judas | La vida de Cristo | Hebreos | Apocalipsis
English | Español | Testimonios | Acerca de nosotros