Entonces Dios dijo a Noé: sal del Arca

8: 15-19

Durante más de un año Dios había permanecido en silencio, pero ahora Él le ordenó a Noé y a su familia salir del arca. El resto de la vida humana había sido destruida en el Diluvio. Ahora los tres hijos de Noé y sus esposas repoblarían la tierra. Aunque el resto de la humanidad había sido juzgada, Noé y su familia se salvaron. Ninguno se había perdido. El Señor los llevó a través de la sentencia del Diluvio al decirles exactamente cómo escapar de él y vivir. Ellos creyeron y obedecieron. A lo largo de la historia de la humanidad, ADONAI siempre ha rescatado a los que creen en Él y obedecen Su palabra: pues Dios no nos destinó a sufrir el castigo sino a recibir la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo (I Tesalonicenses 5:9).

Los animales comparten la liberación de Noé y debido a que entraron en el arca con él, ellos también salieron con él. También fueron rescatados del Diluvio y ahora podían reanudar su mandato de poblar toda la tierra (9:19). ADONAI pronto bendijo a Noé y a sus hijos con un mandato similar. Pero antes que recibiera la bendición el anciano patriarca adoró al Señor mediante la construcción de un altar a Dios y sacrificó ofrendas en él. La adoración y la comunión se mezclaban en alegre celebración con un hombre redimido y un Dios redentor comulgando juntos.155

 

< previous page
next page >

Génesis | Exodo | Isaias | Rut | Ester | Jeremias
La Vida de David | Jonas | Judas | La vida de Cristo | Hebreos | Apocalipsis
English | Español | Testimonios | Acerca de nosotros