Noé era un hombre justo y honrado entre su gente. Siempre anduvo fielmente con Dios.

6: 9-12

ESCUDRIÑAR: ¿Cómo fue Noé diferente a aquellos de su época? ¿Qué alcance tuvo la corrupción? ¿Cómo evitó Noé las tentaciones de su tiempo?

REFLEXIONAR: ¿Estaba bien acabar con tanta gente? ¿Por qué lo hizo Dios? ¿Cuándo fue la última vez que usted se opuso a la maldad en el mundo a pesar de que estaba en minoría? ¿Puede identificarse con Noé? ¿Cómo?

Noé se describe en tres formas complementarias en 6:9. Primero, Noé, así como Juan el Bautista (Marcos 6:20) y Simeón (Lucas 2:25), fue un hombre justo. La palabra justo, o tsaddíc, es el acto de Dios por el cual, negativamente, perdona los pecados de los creyentes y, positivamente, les declara justos mediante la transferencia a su cuenta de la obediencia y la justicia de Cristo a ellos por la fe (Lucas 18:9-14). No es una recompensa por todo lo bueno que han hecho, no hay manera de que lo puedan ganar ya que es un don gratuito totalmente inmerecido de la misericordia de Dios (Romanos 3:24; Tito 3:7). Es una condición interna, que ocurre en el momento de la salvación, por todos los tiempos.

En segundo lugar, Noé, como Abraham (17:1) y Job (Job 1:1), también era justo (o sin culpa) entre la gente de su tiempo. La palabra perfecto, o tamím, significa sin mancha y se utiliza en el libro de Levítico, capítulos 1, 3 y 10 para las ofrendas de sacrificio. En Levítico 3:1 y 6 significa sin defecto, y hace hincapié en una condición externa. Por lo tanto, Noé fue recto por dentro y por fuera delante de Dios, entre la gente de su tiempo, es decir, a diferencia de otros de su generación, él no estaba contaminado por la endogamia de los ángeles demoníacos. De hecho la suya fue la más justa de las diez generaciones que empezaron con Adán. Así que él se describe como siendo a la vez justo y sin defecto. Cuando se utilizan en conjunto estas dos palabras destacan una justicia santa (Job 12:4; Proverbios 11:5).

Y en tercer lugar, como Enoc (5:22 y 24), Noé caminó con Elohim, el Dios de la justicia (6:9b). Eso significa que él obedeció los mandamientos de Dios. El escritor de la carta a los Hebreos señala el mismo punto. Por la fe Noé, advertido sobre cosas que aún no se veían, con temor reverente construyó un arca para salvar a su familia. Por esa fe condenó al mundo y llegó a ser heredero de la justicia que viene por la fe. (Hebreos 11:7). Se requirió fe para construir un arca en tierra seca cuando nunca había llovido.

El texto hebreo en 6:9 tiene exactamente diez palabras que comienzan y terminan con el nombre de Noé. Tal vez Moisés apunta al hecho de que Noé formó la décima generación desde Adán. Moisés debe haber querido dar a Noé tanta atención como sea posible.

En 6:10 se nos dice acerca de los hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet. Sem significa nombre. Cam en hebreo es kjam, que significa tibio o caliente, y Jafet, que en hebreo significa justo o hermoso. El orden en que aparecen aquí no es necesariamente el orden de nacimiento. Los doce hijos de Jacob se enumeran diez veces y siempre están en un orden diferente, y el orden es siempre significativo. Esto no es un gran problema aquí, pero lo será cuando lleguemos a Abraham. Según la tradición judía, la mujer de Noé fue Naama, la hija de Lamec. Noé pudo haber tenido otros hijos e hijas que no eran justos, pero simplemente no se sabe. Aunque estos tres hijos se han mencionado antes en 5:32, su referencia aquí parece apuntar al hecho de que eran también creyentes justos, y junto con sus esposas, se salvaron del Diluvio. Pero ¿por qué Dios iba a enviar el Diluvio?

El hombre había corrompido la creación de Elohim y cada uno seguía su propio camino (Isaías 53:6). En 6:11 y 12 Moisés describe el estado corrupto de la tierra. La palabra hebrea para corromper o shakját, es una palabra muy fuerte y, a menudo se traduce destruir. Y se corrompió la tierra en presencia de Elohim, y se llenó la tierra de violencia (6:11 BTX). Fue dañado por esta cruza o endogamia entre los ángeles demoníacos y mujeres humanas (6:1-4). La violencia fue el resultado de la corrupción y muestra el grado de éxito de Satanás. Elohim, el Dios de la creación y la destrucción, Y vio Elohim la tierra, y he aquí estaba corrompida, porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra (6:12 BTX). Es interesante que 6:12 marca el punto medio de los capítulos 1 a 11. Aunque la tierra se había olvidado de Dios, Él seguía mirando a la tierra. Sólo cuatro mujeres no fueron corrompidas por la cruza o endogamia, la mujer de Noé y las esposas de los tres hijos. Pero había llegado el fin, no había otra alternativa. Dios ha decidido destruir a toda la humanidad y hacer de Noé y su familia los antepasados de una nueva humanidad.104

 

< previous page
next page >

Génesis | Exodo | Isaias | Rut | Ester | Jeremias
La Vida de David | Jonas | Judas | La vida de Cristo | Hebreos | Apocalipsis
English | Español | Testimonios | Acerca de nosotros